Home » Blog » Informe mundial sobre las drogas 2021.

Informe mundial sobre las drogas 2021.

Extractos del prefacio del Informe Mundial sobre las Drogas, por Ghada Waly, Directora Ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito

Las drogas cuestan vidas y frenan el desarrollo

(…) El consumo de drogas causó la muerte de casi medio millón de personas en 2019, mientras que los trastornos por consumo de drogas provocaron la pérdida de 18 millones de años de vida saludable, en su mayoría debido a los opioides. Las enfermedades graves y a menudo letales son más comunes entre los consumidores de drogas, en particular los que se inyectan, muchos de los cuales viven con el VIH y la hepatitis C.

El comercio de drogas ilícitas también sigue frenando el desarrollo económico y social, al tiempo que afecta de forma desproporcionada a los más vulnerables y marginados, y constituye una amenaza fundamental para la seguridad y la estabilidad en algunas partes del mundo.

A pesar de sus peligros, el consumo de drogas persiste y, en algunos contextos, prolifera. En el último año, unos 275 millones de personas han consumido drogas, un 22% más que en 2010. Para 2030, los factores demográficos prevén que el número de personas que consumen drogas aumente un 11% en todo el mundo, y hasta un 40% sólo en África.

El cannabis se percibe a menudo como inofensivo

A menudo existe una importante desconexión entre los riesgos reales y la percepción pública. En algunas partes del mundo, por ejemplo, la potencia de los productos de cannabis casi se ha cuadruplicado y, sin embargo, el porcentaje de adolescentes que perciben el cannabis como perjudicial ha descendido hasta un 40%, a pesar de las pruebas que relacionan el consumo habitual con los problemas de salud, sobre todo en los jóvenes, y a pesar de la correlación entre el nivel de concentración de THC y daño.

Aumenta el consumo de nuevas sustancias psicoactivas en los países de bajos ingresos

Las nuevas sustancias psicoactivas también siguen siendo un reto: nuevas drogas imprevisibles y poco conocidas están regularmente introducidas en los mercados. Las medidas reguladoras y legislativas han conseguido frenar la marea a nivel mundial, pero en los países de bajos ingresos el problema va en aumento (…)

La pandemia exacerbó las desigualdades

Mientras tanto, la crisis del COVID-19 ha empujado a más de 100 millones de personas a la pobreza extrema, y ha exacerbado el desempleo y las desigualdades, ya que el mundo perdió 114 millones de puestos de trabajo en 2020. Al hacerlo, ha creado condiciones que dejan a más personas susceptibles de consumir drogas y dedicarse a los cultivos ilícitos.

Disparidades en el acceso a los medicamentos controlados

Además, las disparidades en el acceso a los medicamentos controlados esenciales en todo el mundo siguen negando el alivio a los pacientes con dolor severo. En 2019, había cada día cuatro dosis estándar de medicamentos controlados para el dolor por cada millón de habitantes en África Occidental y Central, en comparación con 32.000 dosis en América del Norte.

Mercados en la web oscura en aumento

Paralelamente, los narcotraficantes se han recuperado rápidamente del revés inicial causado por el confinamiento y vuelven a operar a los niveles anteriores a la pandemia. El acceso a las drogas también se ha simplificado más que nunca con las ventas en línea, y los principales mercados de drogas en la web oscura tienen ahora un valor de unos 315 millones de dólares anuales. Las transacciones de drogas sin contacto, como por ejemplo a través del correo, también están en aumento, una tendencia posiblemente acelerada por la pandemia.

Las intervenciones basadas en la ciencia son esenciales

Comunicar los hechos sobre las drogas y promover intervenciones basadas en la ciencia es una necesidad absoluta si queremos reducir la demanda y la oferta de drogas, facilitando al mismo tiempo el acceso a los medicamentos controlados a quienes los necesitan. También es el camino más seguro para eliminar la estigmatización y la discriminación y proporcionar un tratamiento adecuado, ya que siete de cada ocho personas que sufren trastornos por consumo de drogas siguen sin recibir la atención adecuada (…)