Home » Blog » Formación ejecutiva del Grupo Pompidou 2021

Formación ejecutiva del Grupo Pompidou 2021

La formación tiene como objetivo explorar el proceso de estigmatización de las personas que consumen drogas para aportar soluciones al problema.

Como cada año, Dianova participó en la formación ejecutiva del Grupo Pompidou, cuyo primer módulo tuvo lugar en Malta del 6 al 9 de julio de 2021. El Grupo Pompidou es un órgano intergubernamental establecido en 1971 que defiende los valores básicos del Consejo de Europa (derechos humanos, democracia y estado de derecho) y promueve un enfoque equitativo en la lucha contra el consumo y el tráfico ilícito de drogas, apoyando tanto la reducción de la demanda como de la oferta. Es un órgano potente en el ámbito de las políticas de drogas.

Formación ejecutiva: estigma y uso de drogas

Como cada año desde hace una década, se ha llevado a cabo las sesiones de capacitación de la formación ejecutiva del Grupo Pompidou a actores implicados en la cuestión de las drogas y adicciones. Este año han participado en la formación 20 personas de diferentes países de Europa seleccionadas por el Grupo Pompidou por su implicación en diferentes ángulos en la temática del estigma y uso de drogas: desde instituciones gubernamentales y organizaciones encargadas de elaborar o aplicar políticas sobre drogas o de coordinar programas afines, activistas, investigadores/as de institutos nacionales, a representantes de organizaciones de la sociedad civil que actúan en el ámbito de las drogas, como Dianova.

El impacto del estigma en el diseño de políticas y programas

El estigma asociados al uso de drogas y su impacto en el diseño de políticas, programas de prevención, tratamiento y reducción de daño fue el tema de la primera sesión de formación, en la que todas las personas participaron activamente durante 4 días generando redes de trabajo significativas y conocimiento común mediante el intercambio de ideas y experiencias, uno de los grandes valores añadidos de las formaciones del Grupo Pompidou.

Medidas para reducir el estigma asociado a las drogas

El estigma retrasa la búsqueda de un tratamiento adecuado y es en sí mismo una barrera para acceder y permanecer en los tratamientos.

 

Hoy en día sabemos que el estigma asociado al uso de drogas y las conductas adictivas afecta de manera transversal en la vida de las personas, generando un impacto en la salud física y mental, la capacidad de encontrar y mantener un trabajo, de encontrar y mantener una vivienda, en sus relaciones sociales y en el auto concepto. Por otra parte, el estigma retrasa la búsqueda de un tratamiento adecuado y es en sí mismo una barrera para acceder y permanecer en los tratamientos. Es necesario tener en cuenta que el propio estigma genera situaciones para que aumenten las posibilidades de implicarse en conductas de riesgo y agravar los problemas socio sanitarios asociados al consumo de sustancias.

Miles de personas siguen siendo criminalizadas por su consumo de drogas ilegales

Las personas consumidoras de sustancias sufren el rechazo social, es un hecho que son apartadas y estigmatizadas con las implicaciones que esto conlleva.

Todavía hoy en día, hay algunas zonas del mundo, donde cientos de miles de personas son criminalizadas y judicializadas, e incluso castigadas con la pena de muerte por haber consumido drogas catalogadas como ilegales. También existen áreas geográficas en las cuales se condenan a estas personas a un registro de antecedentes penales que les niega el acceso a determinados puestos de trabajo.

Comprender los orígenes del proceso de estigmatización y su impacto

El objetivo del primer módulo de capacitación era explorar los orígenes del proceso de estigmatización, los tipos de estigma y el impacto a diferentes niveles que esto conlleva. A lo largo de las jornadas de formación e intercambio los participantes pudimos hablar sobre el origen del estigma en relación con las drogas y las adicciones, su relación con la criminalización, entender cuáles son los efectos en los individuos, las familias, los/las profesionales y la sociedad en general. Por otra parte, se reconoció también como el efecto del estigma impacta en el diseño e implementación de los programas de prevención, tratamiento, reducción de daños y en los itinerarios judiciales.

En el segundo módulo de capacitación se abordarán diferentes acciones y prácticas que pueden ayudar a prevenir y paliar los efectos negativos del proceso de estigmatización.

Incorporar la perspectiva de derechos humanos en todos los niveles

Es imprescindible que potenciemos la incorporación de la perspectiva de derechos humanos, salud pública y justicia social en todos los niveles de intervención con drogas y adicciones: investigación, formación, prevención, atención, sensibilización, entre otros.

De no incorporar esta perspectiva se estará perpetuando la concepción de la población como un todo homogéneo con iguales necesidades y validando el discurso de la exclusión hacia las personas concebidas como diferentes y reforzando el estigma como elemento de control social.

Formación y sensibilización de los recursos humanos

Para avanzar en torno a estas estrategias resulta necesaria la formación y la sensibilización de las personas del sector, así aseguraremos nuestra capacidad para atender a todas las personas y validar las diferencias. Es necesario considerar la perspectiva de justicia social en cada una de las acciones que se llevan a cabo, desde las interacciones con las personas usuarias, el diseño de los programas, hasta la formación de los equipos profesionales.

En cuanto a la concurrencia de diferentes problemáticas en la misma persona, cuestión que agrava la vivencia de estigma (violencia de género, drogodependencia, salud mental, pobreza, inmigración, etc.) debemos llevar a cabo acciones conjuntas y coordinadas entre las redes de atención, generando estrategias comunes y consensuadas (protocolos), dejando de concebir a las personas de forma sectorial y parcializada, para de esta manera poder desarrollar formas de trabajo integral, efectivas, significativas y globales.

Dianova y la formación ejecutiva del Grupo Pompidou

Dianova ha tenido la suerte de participar anteriormente en las formaciones ejecutivas del Grupo Pompidou en concreto en la de “Formación para una cooperación efectiva: interacción gobiernos y sociedad civil” (2016) y “Incorporación de las dimensiones de género en el ejercicio y la provisión de servicios en materia de políticas de drogas” (2019). Estas capacitaciones han destacado por contar con unos/as formadores/as de alto nivel, están muy orientados a la participación y la implementación práctica y están organizados al detalle por el Grupo Pompidou. Por fin, cabe mencionar que este año la formación ejecutiva del Grupo Pompidou será seguido de un segundo y último módulo a principios de octubre

Desde Dianova queremos agradecer al División de Asuntos Internacionales de la Oficina Federal de Salud Pública de Suiza por presentar y apoyar la candidatura de Dianova y el apoyo financiero del Grupo Pompidou para la participación de la Dra. Gisela Hansen. Las acciones de formación como la del Grupo Pompidou significan una gran oportunidad para compartir, incidir y aprender de la mano de los diferentes agentes implicados.

 

Gisela Hansen Rodríguez

Gisela Hansen Rodríguez, Dra. en Psicología Clínica y de la salud, master en Investigación de Psicopatología del adulto y patología dual, formación en género, drogas y salud mental. Coordinadora técnico-terapéutica de la Asociación Dianova en España. Profesora de la Universidad de Barcelona, departamento de psicobiología y psicología clínica e investigadora en el grupo PSICOCLISA de la Universidad Autónoma de Barcelona en referencia a la perspectiva de género en el tratamiento de adicciones del tercer sector social