«

»

Reunión de alto nivel sobre la educación.

La educación como una herramienta para fomentar la ciudadanía global, la empatía y la tolerancia

Por Joanna Nappi – El 28 de junio de 2017, la Organización de las Naciones Unidas celebró en la sede de Nueva York un Evento de Alto Nivel sobre el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (ODS) de la Educación. Representantes y actores clave del ODS 4 se reunieron para fomentar la concienciación sobre la Agenda 2030 de la ONU para el Objetivo de Desarrollo Sostenible y para defender un enfoque más innovador, inclusivo y equitativo de la educación. El formato del Evento de Alto Nivel incluyó debates plenarios, discursos de invitados ilustres y mesas redondas, de las cuales surgieron las siguientes estadísticas, temas y recomendaciones:

ODS 4: Visión general y urgencia
Actualmente, 1/3 de los niños del mundo carecen de conocimientos básicos en matemáticas y en lectura y escritura y más de 263 millones de niños no asisten a la escuela. Estas cifras aumentan diariamente y si no se actúa adecuadamente, la mitad de los niños del mundo estará sin escolarizar en el año 2030. El objetivo del ODS 4 es asegurar una educación inclusiva y de calidad para todos y promover el aprendizaje permanente. La educación es la clave del desarrollo, la sostenibilidad y la consolidación de la paz y el acceso a una educación de calidad es esencial para el éxito y el mantenimiento de todos los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Los estudios han descubierto que los niños que asisten a la escuela primaria y secundaria se convierten en adultos más saludables y más exitosos que aquellos que no lo hacen. Además, se ha demostrado que la educación retrasa la maternidad/el matrimonio, aumenta la participación en la comunidad y fomenta la innovación y la acción entre los individuos y sus comunidades.

Asimismo, estos beneficios económicos, sociales, emocionales y físicos protegen a los hijos de quienes recibieron educación. Esta inversión en capital humano es inestimable y tiene el poder, no sólo de sacar a la gente de la pobreza, sino también de promover a los líderes del mañana.

Finanzas y Voluntad Política

Los fondos destinados a la educación han disminuido globalmente año tras año durante los últimos seis años y, en situaciones de crisis, sólo el 2,7% del presupuesto total de ayuda humanitaria se destina a la educación. Estos fondos son insuficientes, especialmente a medida que aumenta cada año el número de crisis humanitarias. En todo el mundo, los países se enfrentan a grandes déficits en la calidad y cantidad de los servicios e instituciones educativas. Estos déficits no pueden ser rectificados a menos que cada país haga de la educación su máxima prioridad. Con el fin de crear fondos suficientes para la educación, los ponentes y los oradores destacados reclamaron un aumento en la inversión nacional y mundial, la investigación de la corrupción y el despilfarro y la creación de nuevas asociaciones multisectoriales.

Accesibilidad, inclusividad y equidad

La falta de educación de calidad afecta negativamente a toda la población, pero son las personas marginadas y menos favorecidas quienes sufren de forma desproporcionada. Para hacer la educación más accesible, inclusiva y equitativa, los gobiernos deben focalizar la educación en las poblaciones marginadas y menos favorecidas, especialmente en las niñas, los niños refugiados, los niños en zonas de conflicto y los niños en zonas rurales pobres.

En concreto, las niñas tienen de 1,5 a 2 veces más probabilidades que los niños de ser excluidas de la escuela. Esta diferencia se debe a múltiples factores, como la violencia de género, las costumbres y las creencias culturales, la falta de inodoros y la falta de acceso a los productos de higiene femenina. Junto con las niñas, los refugiados son otro subgrupo de jóvenes que experimentan tasas desproporcionadamente altas de escolaridad interrumpida o de falta de acceso a la escolarización. Hoy en día, 50 millones de niños en todo el mundo son refugiados y este número aumenta diariamente. El progreso y la sostenibilidad no pueden lograrse si se niega continuamente el acceso a la educación a grandes subgrupos de población.

Fomento de la Ciudadanía Global y del Aprendizaje Permanente

Los programas educativos preparan el Rwanda para las competencias del futuro
El mundo está sufriendo más crisis humanitarias que nunca, la mayoría de las cuales pasarán a la juventud actual. Para resolver estas complejas crisis, es fundamental que los jóvenes tengan acceso a una educación que enseñe algo más que simples hechos, fórmulas y habilidades concretas de alfabetización. La educación también debe enseñar a los niños cómo prosperar como individuos comprometidos, empáticos y morales en una sociedad globalizada. Es esencial que los niños se vean a sí mismos como ciudadanos globales y se sientan empoderados, de modo que se vean impulsados a asumir responsabilidades y a tomar medidas. Los niños son los innovadores del mañana y los que van a reconstruir nuestro mundo después del conflicto. Necesitan conocer los ODS y las formas de conseguir los 17 objetivos.

Ser un ciudadano global implica un compromiso con el aprendizaje permanente. 750 millones de personas en el mundo son analfabetas, y habrá 1000 millones de nuevos trabajadores en los próximos diez años.

Estas cifras ponen de relieve la necesidad de las iniciativas de aprendizaje permanente, además de la educación primaria y secundaria para los jóvenes. Sin acceso a la formación actualizada, innovadora y contextualizada, las personas serán incapaces de seguir el ritmo de nuestra economía mundial, que evoluciona rápidamente.

En conclusión, este Evento de Alto Nivel sobre educación impulsa a los gobiernos a hacer de la educación su prioridad absoluta. Se recomienda urgentemente un aumento de fondos, la formación de alianzas de colaboración y un enfoque de la educación innovador, inclusivo y equitativo. La enseñanza debe abarcar más que hechos, debe cultivar la inteligencia emocional, desarrollar la capacidad de empatía y tolerancia y promover la ciudadanía global. Por otra parte, la educación debe ser cultural y contextualmente relevante y ser accesible durante toda la vida, mientras nuestra sociedad globalizada se transforma.