«

»

Programa convivencial y prevención de la violencia escolar.

En el contexto de las acciones e iniciativas de educación que Dianova Chile ejecuta en el país, ha culminado exitosamente el proyecto emplazado en cinco establecimientos municipales de la comuna de Curicó, en la región del Maule, escuelas con un nivel de vulnerabilidad (IVE) que en promedio llegaba al 95%, y una población total de aproximadamente 1500 personas que fueron actores y beneficiarios del proyecto.

La iniciativa denominada “Programa Convivencial y Prevención de la Violencia Escolar”, tuvo más de un año de duración, iniciándose el segundo semestre del año 2016 con las primeras acciones de sensibilización con los Equipos Directivos. La ejecución en terreno consideró acciones dirigidas a los distintos actores de las unidades (Docentes, Profesionales no Docentes, Asistentes, Estudiantes y Apoderados), a partir del primer semestre del 2016 y se extendieron durante todo el año 2017, culminando la última acción en enero del 2018.

El trabajo permitió incorporar a otros actores y desarrollar un trabajo colaborativo y en red, tanto entre las mismas escuelas como con instituciones de la Red de Infancia y Justicia Juvenil, quienes atienden a estudiantes de estos establecimientos.

Por otra parte, lo realizado nos permite confirmar la necesidad de generar e instalar procesos en contextos de aprendizaje, más aun cuando hablamos de espacios convivenciales y dinámicas relacionales. Acciones puntuales, hitos, si bien son importantes, no tendrán impacto si no están en la lógica de un proceso y no se acoplan con los tiempos, urgencias, en definitiva con los propios ritmos de los establecimientos.

Pudimos constatar la necesidad desde una perspectiva operacional y, fundamentalmente humana y relacional, de incorporar activamente en estas iniciativas a los Asistentes de la Educación y a los Profesionales no Docentes, actores relevantes por su interacción permanente y cotidiana con los estudiantes, pero que muchas veces son invisibilizados o su accionar en las escuelas, descontextualizado.

Finalmente señalar que nuestro Modelo Convivencial Dianova, nos permite observar el contexto, las prácticas propias y de nuestros beneficiarios, y a la vez nos permite distinguir niveles y líneas de acción reactiva, preventiva y/o de promoción de la convivencia, posibilitando así una intervención integral.