«

Palabras de la Presidenta, por Mary-Christine Lizarza

 

En la actualidad, Dianova ocupa una posición de referencia gracias a las competencias y al compromiso de nuestros equipos, que se dedican constantemente a brindar un servicio de calidad a todos nuestros beneficiarios. Como nueva presidenta, estoy orgullosa de Dianova, orgullosa de una organización que ha sabido profesionalizarse y adaptarse a los desafíos de nuestro tiempo sin descuidar lo que mejor sabe hacer: contribuir al desarrollo de los individuos, las comunidades y las organizaciones en los ámbitos social y humanitario.

Debemos continuar con esta labor día tras día. Necesitamos consolidar nuestra posición permaneciendo unidos y comprometidos en torno a nuestra misión. Debemos tener presente que nuestra organización no existe por sí misma, sino por la interacción y la integración de las personas que la componen. Nuestra razón de ser son las personas, por las que nos comprometemos, que confían en nosotros, nos apoyan y nos financian. Por último, todos aquellos que son los brazos, las piernas, la cabeza y el corazón de nuestra organización: nuestros empleados/as y colaboradores en el mundo.

Todos/as tienen en común, y muy arraigado en ellos, el mismo espíritu de solidaridad y compromiso, y para que puedan dar lo mejor de sí, es esencial implementar políticas de gestión de personas que permitan garantizar el bienestar en el trabajo, la conciliación de la vida familiar y laboral, la igualdad salarial, la distribución equitativa de puestos entre hombres y mujeres, así como la formación continua y el desarrollo del talento. Todo esto no se logra con el toque de una varita mágica: la eficacia de esas políticas depende de una reflexión previa, de una comunicación adecuada y sin olvidar la medición de los indicadores de su impacto. Desde 2009 nos hemos comprometido a aplicar gradualmente el Modelo de Gestión de Personas Dianova. Hoy, me complace destacar los muchos esfuerzos que se realizaron en este ámbito, los resultados así lo demuestran. ¡Caminamos en la dirección correcta!

Me gustaría señalar que, el pasado junio, tres nuevas organizaciones integraron la red Dianova: Ray of Hope (Pakistán), Slum Child Foundation (Kenia) y SPYM (India), deseándoles la bienvenida. Con la integración de nuevos miembros, la red se fortalece y logrará llegar más lejos y ser escuchada en más foros y reuniones internacionales. Como representantes de la sociedad civil, nuestro objetivo es defender nuestras convicciones – a favor de los derechos de los adictos, incluyendo el derecho al tratamiento, a favor del empoderamiento de la mujer – incorporando la experiencia adquirida en el campo de las ONG.

Para terminar, me gustaría agradecer una vez más a todos nuestros equipos por la ayuda que brindaron a todos aquellos que recurren a nosotros, a través de sus programas de prevención y tratamiento de adicciones, la promoción de la salud, la educación y la formación profesional, la acogida y el apoyo a los inmigrantes y refugiados, la asistencia a personas sin hogar e itinerantes, y la ayuda a jóvenes con problemas o para prevenir el VIH/SIDA.

¡A todos ellos, gracias!