Oportunidades de educación

“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”, Nelson Mandela.

La educación es un derecho humano, un bien público y una responsabilidad pública. Sin embargo, datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), confirman que no siempre ocurre: 258 millones de niños y jóvenes del mundo aún no asisten a la escuela, 617 millones de niños y adolescentes no pueden leer y hacer matemáticas básicas, y menos del 40% de las niñas en África subsahariana completan la escuela secundaria inferior.

El 24 de enero fue proclamado Día Internacional de la Educación por la Asamblea General de las Naciones Unidas para reafirmar el papel de la educación en la consecución de la paz y el desarrollo. Sin una educación de calidad, inclusiva y equitativa para todos, los países no podrán romper el ciclo de la pobreza ni lograr la igualdad de género, entre otros desafíos del desarrollo. Así, la celebración del 2020 ratifica la educación y el aprendizaje como los mayores recursos renovables de la humanidad que pueden empoderar a las personas, preservar el planeta, construir una prosperidad compartida y fomentar la paz.

Para conmemorar este día, el Comité de Organizaciones No Gubernamentales sobre Educación, Aprendizaje y Alfabetización (NGO CELL, por sus siglas en inglés) realizó un evento en la ciudad de Nueva York enfocado a las “Oportunidades de Educación, Aprendizaje y Alfabetización para poblaciones vulnerables”. Según lo señalado por el Secretario General de Naciones Unidas en su informe sobre los progresos realizados para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible, para acelerar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 “Garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos” es necesario mejorar, entre otros, los resultados del aprendizaje de las personas marginadas en entornos vulnerables. Las diversas iniciativas presentadas en el evento organizado por el NGO CELL, al que asistió Dianova International, son una buena muestra del trabajo que diferentes organizaciones y países están realizando para contribuir a la consecución de este desafío.

El viceministro de Educación de Ghana, Sr. Yaw Osei Adutwum, presentó algunos de los logros que su país está realizando en la educación, pieza central del programa del presidente. Actualmente, la tasa nacional de estudiantes matriculados alcanza el 69%, lo que supone el doble de la tasa registrada por el continente africano en su conjunto (35%), y se está trabajando para mejorar el acceso, la calidad y la relevancia de la educación. También se están dedicando amplios recursos nacionales para construir escuelas y otras instalaciones a fin de posibilitar la enseñanza básica superior gratuita para todos los estudiantes. Para el viceministro, la transformación de África vendrá, sin duda, a través de la educación.

En numerosas ocasiones, la falta de información genera miedo y el miedo genera estigma. En el mundo hay 70 millones de personas con autismo, 85% de las cuales viven en países en desarrollo. En muchos de estos países, los niños son rechazados por la comunidad debido a la creencia popular de que “están poseídos por espíritus malos” y las familias se ven gravemente afectadas. Trabajando con la comunidad y para la comunidad y de la mano de los líderes locales, Global Autism Project capacita al personal de los centros de autismo de todo el mundo para ayudar a que estos niños sean aceptados por sus comunidades y puedan llevar una vida mejor y más plena, haciendo realidad el dicho “se necesita un pueblo para criar a un niño”.

En Jamaica, Pain Relief International también trabaja de forma estrecha con comunidades de bajos recursos para paliar la ausencia de servicios orientados a niños con necesidades especiales.

Mediante el establecimiento de relaciones continuas y a largo plazo con las familias, dicha organización brinda atención clínica, educación comunitaria y promoción de la salud a través de un modelo educativo interdisciplinario. Los resultados indican que los maestros y padres responden positivamente a la información y al diálogo valorando tanto el modelo como el contenido del aprendizaje.

Asimismo, se dio a conocer el manual “Periodismo, ‘noticias falsas’ y desinformación” (“Journalism, ‘Fake News’ and Disinformation” en inglés) publicado por la UNESCO para todos aquellos que practican o enseñan periodismo en esta era digital. Además de tratar un tema de gran actualidad, dicho manual se presentó como un excelente recurso para reflexionar sobre la igualdad, el diálogo intercultural e interreligioso, la paz, la libertad de expresión y el acceso a la información. Igualmente, forma parte de un amplio proyecto sobre Alfabetización en Medios de Comunicación e Información relacionado con la educación para la ciudadanía global y la educación para el desarrollo sostenible, recogidas también en el ODS 4.

Antes de finalizar el evento, ponentes y asistentes intercambiaron opiniones y experiencias, recalcando la necesidad de trabajar juntos hacia un mismo objetivo para hacer posible lo que a priori parece imposible: garantizar una educación inclusiva y equitativa de calidad y promover oportunidades de aprendizaje permanente para todos.

Pot María Victoria Espada