«

»

Foro de la Sociedad Civil

Hechos relevantes del Foro de la Sociedad Civil que tuvo lugar en la 56º periodo de sesiones de la Comisión de Desarrollo Social

Representantes de Dianova estuvieron presentes en el Foro de la Sociedad Civil del 56º periodo de sesiones de la Comisión para el Desarrollo Social que tuvo lugar el pasado dos de febrero de 2018 bajo el título: «Protección Social y garantías básicas de seguridad social: una estrategia para erradicar la pobreza y lograr el desarrollo sostenible para todos». El Foro brinda cada año a representantes de la sociedad civil de todo el mundo la oportunidad de reunirse y renovar el compromiso para promover el desarrollo social en la agenda internacional. Con una variedad de paneles de discusión y sesiones de trabajo, el Foro fue una gran oportunidad para interactuar con compañeros y actores políticos de Naciones Unidas.

La protección social ha sido una cuestión recurrente a la hora de tratar el tema del desarrollo social. Todo el mundo, en cualquier país, independientemente de su situación migratoria, sexo, religión, etnia, edad o cualquier otro criterio, merece una vida digna, con acceso a los servicios básicos y beneficios tales como salud, educación, seguro de desempleo, vivienda, etc.

La importancia del diseño de políticas para garantizar la protección social
Daniela Bas, directora de la División de Política Social y Desarrollo del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de Naciones Unidas (UNDESA), habló en el Foro sobre la importancia de un marco integrado para el establecimiento de una estructura interdisciplinaria de políticas, que integre organizaciones sociales, económicas y medioambientales. Señaló que, si logramos desarrollar unos marcos sólidos de políticas sociales tanto a nivel nacional como internacional, será posible la implementación de derechos en la protección social, económica y medioambiental. El desarrollo de políticas sólidas y normas ayudará a garantizar el éxito en el establecimiento de protecciones sociales, siendo los representantes de la sociedad civil un verdadero socio en la construcción de este marco.

Bas se centró en la integración de diferentes áreas de la elaboración de políticas en un marco unificado Pero, puesto que la elaboración de políticas tiende a especializarse y a dividirse en disciplinas, «no ha surgido un marco claro» que integre diversas áreas de especialización en una elaboración de políticas unificada. Este es el reto al que se enfrentan los gobiernos, Naciones Unidas y las organizaciones no gubernamentales. La Agenda 2030 «nos ha proporcionado un plan de acción global claro para la inclusión social y la erradicación de las desigualdades» de modo que estas diferencias no pueden continuar creciendo cuando, de hecho, las economías están haciéndolo.

Problemas distintos requieren de enfoques distintos. Por ejemplo, una parte del mundo está rejuveneciendo, como en el caso de África, mientras que otras están envejeciendo, como es el caso de las naciones occidentales, y cada caso requiere la implementación de protecciones distintas. Es importante hacer hincapié en la frase «no dejar a nadie atrás» y dar pasos para lograrlo. A través de un marco unificado, «entre todos podemos aplicar herramientas políticas que puedan abordar la inclusión social», dijo Bas.

Pero existe una brecha entre la elaboración de políticas y su implementación, así como la supervisión para identificar puntos débiles y ver cómo la sociedad civil puede tener impacto en el bienestar de las comunidades. Si un grupo activista detecta que una política no está siendo implementada, D. Bas recomienda reunir toda la información, generar opciones potenciales y después exponerlas a los actores políticos mediante la propuesta de una solución específica al problema presentado.

Colaboración con el sector privado
Los representantes de la sociedad civil trabajan también con el sector privado, dijo Kerry Gibson, presidente de Ecocentury Technologies, una compañía canadiense especializada en tecnologías éticas y sostenibles Ella habló con entusiasmo sobre la relación potencial entre las ONG y el sector privado.

Gibson reconoce que ha habido una «largo historial de sensibilidades» entre grupos de la sociedad civil y el sector privado, pero cree que sería posible llegar a una nueva fase y «descubrir dónde están las brechas» en el desarrollo social y cómo el sector privado «puede ayudar con los pasos siguientes» y proporcionar «un punto de vista empresarial a una finalidad filantrópica».

Apuntó que la asociación público-privada podría ser un modo de dinamizar las ONG con el fin de guiar el desarrollo social, la inclusión y la lucha contra la pobreza.

Gibson habló de Canadá como ejemplo de un país que se ha comprometido con las protecciones sociales. Por ejemplo, el Primer Ministro hizo la promesa a las comunidades indígenas de indemnizarles por el trato recibido a lo largo de la historia de Canadá. Puso un ejemplo de cómo en Canadá la sociedad civil trabajó junto con el sector privado para reducir el número de personas sin hogar en una ciudad, proporcionando viviendas y una oportunidad de reinserción en la sociedad. En este caso, el gobierno, las ONG y el sector privado trabajaron juntos para la construcción de viviendas y para alentar a la población sin techo a salir de las calles. El resultado fue que lograron reinsertarse en la sociedad, tener un sentimiento de orgullo y «se sintieron involucrados y consiguieron un empleo». Esto proporcionó un modelo práctico de cómo una empresa conjunta es posible.

Alentó a las ONG a no sentir que «traicionan sus principios» por tratar con el sector privado. «Simplemente negocien», dijo. «Expongan lo que buscan y aborden los problemas juntos». Al fin y al cabo, cuando el sector privado se sienta satisfecho con lo que se ha hecho, más querrá asociarse con ONG para lograr sus objetivos comunes.