Facilitar la comunicación en familia.

Cómo abordar el problema de las adicciones con tu hijo/a?

Comunicar con sus hijo/as
Escucha primeroTodas las actividades en nuestra organización tienen un denominador común: ayudar a las personas a vivir vidas plenas y saludables, adquirir habilidades y conocimientos que les permitirán ser más autónomos, en todas las esferas de su vida profesional, familiar, etc.

Como tal, Dianova lanzó la campaña «Escucha primero», un esfuerzo internacional para crear conciencia sobre la importancia de establecer relaciones positivas con sus hijos, para ayudarles a crecer sanos y prevenir comportamientos de riesgos tales como el abuso de drogas o alcohol.

La base de este concepto es algo muy simple, algo que todos sabemos cómo hacer, pero que a veces no nos tomamos el tiempo de hacer: escuchar. Una acción de prevención exitosa no se basa solamente en carteles o anuncios televisivos bien diseñados e inteligentes, sino también en la voluntad de los primeros interesados (en este caso, la familia) para implementar estas cosas simples: escuchar y hablar con sus hijos, compartir con ellos momentos de placer, cultura o descubrimiento.

Sabías que?
¿Cómo promedio los adolescentes en España empiezan a consumir alcohol a los 14 años?
¿El 13% de los adolescentes de entre 14-17 años de edad están en riesgo de desarrollar conductas adictivas con respecto a internet?
¿El consumo de cannabis en la adolescencia se asocia con la aparición de trastornos mentales en la edad adulta, como la ansiedad, la depresión y la psicosis y con el abandono escolar?

 

Algunos consejos para mejorar la comunicación en familia:

Escucha Primero

Escucha atentamente lo que tu hijo tenga que decirte. Asegúrate de que se sienta cómodo haciéndole preguntas o hablando sobre sus problemas. Si lo que oyes no te agrada mantén la calma.

Estar disponible

Los niños necesitan saber que pueden contar con que los adultos les den la información correcta sobre los temas que les interesan. Si no estás disponible cuando tu hijo te pregunta, explícale por qué y programa otro momento en el que puedas brindarle toda tu atención.

Dar mensajes claros

Cuando hables sobre el alcohol y otras drogas, asegúrate de darle a tu hijo un mensaje claro para que sepa exactamente lo que esperas de él. Por ejemplo: “es más fácil mantenerse lejos de las drogas, que salir de las drogas”.

Ser coherente

Un niño aprende de los ejemplos que recibe de su familia. Asegúrate de ser coherente entre tus palabras y tus actos de manera que reflejen la misma integridad y sinceridad que esperas de tu hijo.

Ser positivo

Felicita a tu hijo cuando haga algo bueno en lugar de criticarle por las cosas malas que hace. Si recibe más cumplidos que críticas, y le muestras que él mismo puede tomar la decisión correcta, podrás generar la autoestima y la confianza que le permitirá confiar en su propio criterio.