El trabajo: clave para completar el ciclo de rehabilitación.

La incorporación laboral es una de las fuerzas motoras que ayuda a superar los problemas de adicción, a potenciar la realización de las personas y a garantizar su estabilidad

Trabajar es sin duda un elemento básico para completar el ciclo de la rehabilitación de los programas de tratamiento de adicciones. Sin embargo, en un país con altas tasas de desempleo y en donde el estigma de las drogas continua discriminando a las personas que un día consumieron drogas, la inserción laboral se plantea como un gran desafío para este colectivo. Por ello, es crucial el papel que juegan las organizaciones de tratamiento para operar en red con otras organizaciones, entidades y empresas que pueden facilitar este tránsito laboral, poniendo especial hincapié en la formación laboral y en la adquisición de competencias.

La Asociación Proyecto Hombre organizó los pasados 16 y 17 de mayo de 2019 en Madrid unas jornadas internacionales para impulsar las incorporación sociolaboral. Con el objetivo de reflexionar acerca de las políticas activas de empleo y promover el aprendizaje mutuo en la inclusión activa, las jornadas reunieron a un centenar de personas de diferentes países.
La organización ha implementado un Proyecto de Integración Sociolaboral para personas con problemas de adicciones (INSOLA) en donde más de 4.600 personas han recibido formación para el empleo y/o han accedido al mercado de trabajo. El proyecto INSOLA cuenta con una financiación del Fondo Social Europeo de 7,8 millones de euros para el periodo 2016-2020. Estas jornadas han servido para presentar los principales resultados de la implementación de INSOLA y para presentar algunas historias de reinserción[1].

Las jornadas permitieron hacer un análisis a la situación de las drogas en Europa, escuchar de primera mano cuáles son los objetivos y cómo se articula el Fondo Social Europeo en España, aprender cómo promocionan la inserción socio-laboral otras organizaciones que trabajan con poblaciones en riesgo de exclusion como son la población gitana o las personas desempleadas de más de 45 años o en otros países como Grecia e Italia. Además, se presentaron estudios sobre los elementos clave en la rehabilitación de adicciones y su relación con la incorporación sociolaboral, o la importancia de evaluar el impacto social de las acciones de inserción laboral o las nuevas necesidades de formación para hacer frente a la transformación digital. Finalmente, pudimos escuchar los testimonios de tres personas que relataron sus itinerarios de reinserción laboral, en donde compartieron las dificultades, retos y alegrías de este proceso.

Desde Dianova felicitamos a Proyecto Hombre por su trabajo en este área, que compartimos completamente y consideramos muy relevante que se organizacen jornadas de este tipo para concienciar sobre la problemática, aprender de las experiencias de otras organizaciones e involucrar cada vez más a más agentes clave en el proceso de incorporación laboral en el debate.