«

»

Acción para las mujeres y niñas rurales.

La 62ª Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer acuerda aplicar un sólido plan para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en las zonas rurales

Por Saionara König-Reis – Durante las próximas semanas presentaremos una serie de artículos que reflejan algunos de los temas centrales discutidos por la sociedad civil, representantes gubernamentales y agencias de las Naciones Unidas en ocasión de la 62ª Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW62) que tuvo lugar en Nueva York el pasado mes de marzo. Este año, la CSW abordó los desafíos y oportunidades asociados con el objetivo de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres y niñas rurales.

Los resultados de la CSW62 han sido bien recibidos por los activistas que han participado en las negociaciones del documento final aprobado por la Comisión. Las conclusiones acordadas del CSW62 instan a todos los niveles de gobiernos a tomar una serie de medidas poderosas para lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas de las zonas rurales. El documento reconoce la diversidad de este grupo y aborda las diferentes formas de discriminación que enfrentan, sea institucional, cultural o familiar.

Entre otros elementos, el documento llama a la acción para poner fin al contexto exacerbado de violencia de género en la que viven estas mujeres, y para establecer una legislación antidiscriminatoria capaz de proteger sus derechos, mejorar el papel que juegan en la construcción de la paz y en los esfuerzos para abordar el cambio climático, aumentar su acceso a la tecnología y la educación, y por fin proteger los derechos específicos de las mujeres indígenas y de los defensores de los derechos humanos de las mujeres en entornos rurales.

Este documento ha sido particularmente celebrado porque la última vez que la Comisión se reunió para discutir la situación de las mujeres y niñas rurales, en 2012, no pudo llegar a un acuerdo (algo excepcional para la CSW). Este año, sin embargo, las reuniones se concluyeron con la aprobación de un documento sólido que ofrece pasos concretos en tres ámbitos principales:

– Fortalecer los marcos normativos, legales y políticos
– Implementar políticas económicas y sociales para el empoderamiento de todas las mujeres y niñas rurales
– Fortalecer la voz colectiva, el liderazgo y la toma de decisiones

Las conclusiones acordadas del CSW62 representan un buen indicador de que los Estados se han comprometido a mejorar las vidas de las mujeres y las niñas en las zonas rurales. El proceso puso en evidencia que muchos gobiernos están atentos a las voces de la sociedad civil y están interesados en conocer directamente las necesidades de las mujeres y las niñas en el campo. Las actividades de CSW62 también ayudaron a construir una alianza global más sólida y un gran intercambio de experiencias para avanzar en estos temas.

Dianova se enorgullece de haber sido parte de este movimiento y haber contribuido con declaraciones escritas y en la organización de eventos. En el futuro, seguiremos comprometidos con la implementación del documento final del CSW62, atentos a sus directrices en nuestros propios programas y comprometidos con los esfuerzos de la sociedad civil organizada en términos de incidencia social y política.